ContributorsPublishersAdvertisers

La fuerza laboral de salud pública recibió una infusión de dinero durante la pandemia; ¿pero es realmente suficiente?

calmatters.org
 2022-10-19

https://img.particlenews.com/image.php?url=498Bha_I_00O4W1aJ00

En resumen

Durante la década posterior a la recesión de 2008, el financiamiento estatal para la salud pública cayó un 64%. La financiación que se realizó a causa del COVID-19 ha impulsado los presupuestos de los departamentos locales de salud pública, pero el éxodo de personal ha dejado a los funcionarios locales luchando por llenar las vacantes.

Read this article in English .

Una búsqueda de dos años para un director de laboratorio.

Sesenta y tres jubilaciones o renuncias de líderes de salud pública del condado desde que comenzó la pandemia de COVID-19.

Más de 100 vacantes actuales de enfermería de salud pública.

Es evidente que la fuerza laboral de salud pública de California está cansada, tensa y sin recursos después de una respuesta prolongada a la pandemia de COVID-19, pero lo que no está claro es exactamente qué tan paralizado se ha vuelto, y qué tan preparado está para una futura emergencia. La pandemia trajo una afluencia de dinero sin precedentes al sector de la salud pública y un compromiso presupuestario estatal anual de $300 millones, pero no se sabe si el efectivo es suficiente para compensar la escasez prolongada.

“Ha pasado mucho tiempo desde que alguien prestó atención al (sector de la salud pública)”, dijo Kelly Colopy, directora de Salud y Servicios Humanos de Long Beach. “Se supone que nuestra financiación se trata de la planificación de futuras emergencias, pero no hay dinero para responder hasta después de que suceda”.

Para abordar las necesidades de infraestructura y fuerza laboral a largo plazo, una coalición de departamentos de salud locales ha pedido al estado que realice un estudio integral de la fuerza laboral para hacer recomendaciones sobre los recursos adecuados. La Legislatura aprobó una medida que habría requerido que el Departamento de Salud Pública de California hiciera exactamente eso, pero el gobernador Gavin Newsom la vetó en septiembre, citando mayores inversiones ya realizadas en salud pública durante este ciclo presupuestario.

“Creo que debemos centrarnos en utilizar los recursos recibidos en el Presupuesto para esta transformación, que exige una acción inmediata sobre el reclutamiento y la contratación para apoyar un sistema de salud pública moderno e innovador”, afirma el mensaje de veto de Newsom. Muchos de sus vetos de esta sesión citaron ingresos fiscales inferiores a los esperados.

Además de los $300 millones en financiamiento continuo, $200 millones de los cuales son para los departamentos de salud locales, el presupuesto incluye $75,6 millones durante tres años para reforzar los programas de capacitación de la fuerza laboral.

“Se necesitaron más de 20 años de disminución del financiamiento para llegar a donde estamos ahora”.

DONNA FERGUSON, DIRECTORA DE LABORATORIO DEL DEPARTAMENTO DE SALUD DEL CONDADO DE MONTEREY

Sin embargo, los líderes de salud pública de todo el estado dicen que, si bien están agradecidos por la afluencia de efectivo, ya saben que no es suficiente para una mejora sostenida.

“Se necesita tiempo y financiamiento continuo para construir y mantener la fuerza laboral de salud pública”, dijo Donna Ferguson, directora de laboratorio del Departamento de Salud del Condado de Monterey. “Se necesitaron más de 20 años de disminución del financiamiento para llegar a donde estamos ahora. Tomará una década o más aumentar la dotación de personal”.

Ferguson dijo que la mitad del personal de su laboratorio son estudiantes en prácticas o trabajadores temporales pagados con fondos de emergencia de COVID-19. Al comienzo de la pandemia, tenía tres microbiólogos y tres asistentes, los cuales en conjunto sólo podían procesar 20 pruebas de COVID-19 al día. Pasó un año entero antes de que la capacidad pudiera incrementarse a 2000 pruebas por día con equipos más avanzados y seis asistentes de laboratorio más. El dinero de la mano de obra del estado por única vez le permitirá mantener a dos de los trabajadores temporales durante los próximos tres años.

El problema es que, sin una evaluación estatal de la salud pública para establecer los costos operativos de referencia y las brechas de recursos, es probable que la financiación de la red de seguridad y el sistema de respuesta a emergencias regrese al ciclo habitual de auge y caída. En la década posterior a la recesión de 2008, el financiamiento estatal para la salud pública cayó un 64% y permaneció estancado hasta que la pandemia provocó una infusión de $12,300 millones . La financiación de la preparación y respuesta ante emergencias también disminuyó un 19,5% entre 2007 y 2009.

Los $75.6 millones asignados en el presupuesto estatal de este año, conocidos como fondos de Oportunidad de Equidad y Preparación en Salud Pública, o HERO, están destinados a ayudar a apuntalar la fuerza laboral local de salud pública, pero deben gastarse en los próximos tres años.

“No soy optimista sobre el uso de los fondos de HERO para evaluar la infraestructura existente porque el dinero debe gastarse con bastante rapidez, lo que no da tiempo para garantizar que los fondos se gasten adecuadamente”, dijo Ferguson.

¿Por qué es necesaria una evaluación?

El desarrollo de la fuerza laboral de atención de la salud ha sido una prioridad de los funcionarios estatales, las asociaciones profesionales y los defensores de la atención de la salud durante años, pero la salud pública suele quedar fuera de la conversación y la mayoría de los esfuerzos se centran en los trabajos clínicos y de atención al paciente.

Los deberes comunes del departamento de salud pública incluyen la respuesta a enfermedades transmisibles, inmunizaciones comunitarias, salud maternoinfantil, manejo de enfermedades crónicas, respuesta a emergencias y servicios de salud ambiental, como la seguridad de los alimentos y el agua. Los departamentos de salud locales también suelen servir como punto de enlace entre la atención clínica y los servicios sociales.

A pesar de los servicios críticos que brindan, nadie recopila datos completos sobre los trabajadores de la salud pública.

El Departamento de Información y Acceso a la Atención Médica de California recopila datos y presenta informes anuales a la Legislatura sobre la fuerza laboral y la educación para enfermeros, médicos y especialistas de atención primaria, y dentistas. Estos informes a menudo identifican áreas geográficas con escasez de personal, el porcentaje de la fuerza laboral que se acerca a la jubilación y otra información demográfica, incluida la representación y diversidad de la comunidad. Además, la Junta de Enfermería Registrada del estado ha encargado a los investigadores de UC San Francisco que realicen estudios de la fuerza laboral desde 2005, evaluando cuántos estudiantes de enfermería se gradúan cada año, la preparación educativa, los salarios, la satisfacción laboral y los impactos de las políticas.

En los últimos dos años, la escasez aguda de trabajadores de atención clínica ha dado lugar a huelgas prolongadas , medidas electorales y dependencia de enfermeras temporales de fuera del estado , para las que el estado firmó un contrato de mil millones de dólares en 2020.

En 2017, un grupo de organizaciones filantrópicas de atención médica creó la California Future Health Workforce Commission para evaluar si los futuros empleados del estado podrán satisfacer las crecientes demandas de atención médica.

Pero todos estos esfuerzos han puesto un énfasis limitado en la fuerza laboral de salud pública. Michelle Gibbons, directora ejecutiva de la Asociación de Ejecutivos de Salud del Condado de California, dijo que se necesitan datos para determinar si hay recursos adecuados para cumplir con estas responsabilidades. La asociación patrocinó el proyecto de ley que Newsom vetó.

El año pasado, el Departamento de Salud Pública de California convocó un Grupo de Trabajo sobre el Futuro de la Salud Pública para informar la asignación presupuestaria de Newsom. Estimó que se necesitan entre 1,900 y 2,300 empleados de salud pública adicionales en todo el estado y que el 61% de los trabajadores de salud pública estatales de mayor antigüedad son elegibles para la jubilación. Muchos de los departamentos locales que participaron en el grupo de trabajo dicen, sin embargo, que el informe no proporciona suficientes conclusiones detalladas para elaborar una política sólida.

“Fue de muy alto nivel”, dijo Gibbons. “Fue un buen punto de partida, pero no decía, por ejemplo, cuántos laboratorios de salud pública deberíamos tener para mantener seguras a las comunidades”.

Esa es una de las preguntas que los departamentos locales esperaban que respondiera el estudio requerido en la medida vetada. Otras preguntas que Gibbons dijo que deben responderse incluyen cuántas enfermeras de salud pública o epidemiólogos se necesitan en cada comunidad y cuánto personal se ha ido en los últimos dos años y medio. Once laboratorios de salud pública han cerrado en California desde 2000, dejando 29 en funcionamiento en los 58 condados del estado.

“Hay muchas disparidades en el funcionamiento de los diferentes departamentos de salud pública”, dijo Rosyo Ramírez, subdirectora de salud comunitaria del Departamento de Salud del Condado de Imperial. “Hubiera sido bueno priorizar e identificar las principales brechas en todo el estado, para que podamos estar preparados, ya sabes, para lo que sea que suceda a continuación”.

Los trabajadores técnicos son los más difíciles de contratar

Los fondos de emergencia durante la pandemia permitieron a los departamentos de salud aumentar rápidamente el personal, y algunos duplicaron su tamaño, pero ese dinero es temporal y no ha solucionado los problemas salariales y de flujo de trabajo de larga duración. Las autoridades dicen que los trabajadores altamente calificados como enfermeras, microbiólogos y epidemiólogos son cada vez más difíciles de contratar.

En el condado de Imperial, Ramírez dijo que su departamento de salud pública recibió $15 millones en fondos para la pandemia, pero aún no pudo encontrar personal de laboratorio calificado que estuviera dispuesto a trabajar en salud pública.

“Aunque teníamos dinero para las pruebas, no podíamos asumir más porque no podíamos contratar personal”, dijo Ramírez. Tampoco ha podido contratar epidemiólogos o enfermeras de salud pública.

En Long Beach, Colopy dijo que su clínica está operando a la mitad de su capacidad debido a una escasez “grave” de enfermeras de salud pública. El laboratorio de la ciudad tampoco ha tenido un director en más de dos años.

Uno de los mayores factores que obstaculizan el reclutamiento y la retención son los bajos salarios. No hay datos sobre la brecha salarial entre los empleos de la salud pública y los del sector privado, pero como anécdota, los trabajadores calificados podrían aumentar sus salarios entre $5,000 y $10,000 al año en el sector privado. La Asociación de Ejecutivos de Salud del Condado presionó por $120 millones adicionales para bonos de contratación y retención de salud pública, pero el dinero no se incluyó en el presupuesto estatal.

“Aunque teníamos dinero para las pruebas, no podíamos asumir más porque no podíamos contratar personal”.

Rosyo Ramirez, subdirectora de salud comunitaria del Departamento de Salud del Condado de Imperial

Los salarios bajos son particularmente desafiantes en los condados rurales, donde la escasez de mano de obra es un problema perpetuo, dijo la directora de salud pública del condado de Butte, Dannette York.

“Si no puedes pagar ciertos puestos, estás luchando constantemente con personas que se van”, dijo York. “Tuvimos un condado vecino que se acercó a nosotros y nos dijo: ‘Obtuvimos la aprobación para un aumento salarial significativo y una bonificación por firmar. Sólo le avisé de que sus enfermeras podrían marcharse. No podemos competir con eso”.

York dijo que está agradecida por el aumento de gastos que está recibiendo la salud pública, pero que no se acerca a permitir que el departamento cuente con el personal completo. De los 40 empleados temporales contratados con fondos de emergencia por el COVID-19 para ocupar puestos que han quedado vacantes o eliminados a lo largo de los años, la financiación continua solo hará que entre ocho y diez de esos puestos sean permanentes.

No todo son malas noticias. Para algunos puestos de laboratorio como microbiólogos, los $75,6 millones asignados para el desarrollo de la fuerza laboral son una bendición.

Históricamente, solo 12 microbiólogos de salud pública podían capacitarse al año en California debido a las limitaciones de costos, dijo Godfred Masinde, presidente de la Asociación de Directores de Laboratorios de Salud Pública de California y director de laboratorio del Departamento de Salud Pública de San Francisco. La capacitación de microbiólogos le cuesta a los laboratorios de salud pública alrededor de $30,000 por estudiante, dijo Masinde. Con el aumento de los fondos, la asociación ahora puede capacitar y otorgar licencias a 45 microbiólogos anualmente.

Algunas partes del dinero también están destinadas a capacitar a directores de laboratorio, epidemiólogos y profesionales en la mitad de su carrera, así como a reforzar los programas de orientación profesional en las universidades y colegios de California, pero es una solución a corto plazo que dura solo tres años.

“Después de eso tendremos que encontrar más dinero, o volveremos a 12 (estudiantes)”, dijo Masinde.

Alto nivel de trauma y agotamiento entre el personal

Lo que complica los desafíos de contratación es la rápida salida de los empleados actuales. Al igual que los trabajadores de hospitales y el personal de hogares de ancianos, los empleados de salud pública están abandonando la fuerza laboral en masa.

“He hablado con departamentos con un 40% de vacantes”, dijo Gibbons de la Asociación de Ejecutivos de Salud del Condado.

Para algunos condados, la pandemia fue un evento en una larga serie de emergencias.

“El Camp Fire fue probablemente el peor”, dijo el director del condado de Butte, York, refiriéndose al incendio de 2018 que mató a 85 personas y devastó la ciudad de Paradise. El trabajo de limpieza del incendio sigue en curso.

“Tuvimos un descanso de seis meses y luego golpeó COVID. Estás corriendo con adrenalina las 24 horas del día, los 7 días de la semana durante meses”, dijo York. “Ha habido mucha gente que dijo ‘Ya no puedo más’ y se fue”.

“Ha habido mucha gente que dijo ‘Ya no puedo más’ y se fue”.

dannette york, directora de salud pública del condado de Butte

Algunos departamentos han contratado terapeutas para el resto de su personal. Colopy dijo que muchos de su personal de Long Beach muestran signos de trauma y agotamiento.

“Parte de esto es agotamiento, parte es miedo a lo desconocido o a las cosas que vieron”, dijo Colopy. “Cuando supimos por primera vez sobre COVID, nuestras enfermeras se prepararon con EPP completo sin saber lo que se avecinaba. Se necesitan muchas agallas para hacer eso, y cada una de esas cosas se construyeron entre sí”.

Una de las incógnitas restantes es cómo la pandemia ha afectado la rotación de la fuerza laboral. En mayo, una coalición de grupos laborales y de salud pública realizó una conferencia de prensa destacando la necesidad de más recursos de salud pública. En ese momento, 62 líderes sénior de salud pública en todo el estado habían dejado la fuerza laboral desde principios de 2020, dijo la Dra. Karen Relucio, oficial de salud del condado de Napa y presidenta de la Asociación de Oficiales de Salud de California.

“No tenemos relatos de otros puestos que se hayan perdido, pero sabemos que esta gran renuncia ha afectado más que solo a la alta dirección y ha destripado a la fuerza laboral de salud pública de arriba a abajo”, dijo Relucio.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español.

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

Comments / 0

Comments / 0